Bulldog

Origen:

Este perro antiguamente combatía contra los toros. Su primer objetivo era mejorar la calidad de la carne, puesto que hacia correr a las reses antes de llevarlas al matadero, porque se habían dado cuenta que de esta manera la carne estaba más tierna.

Los primeros Bull dogs ingleses poco se parecían al bull dog actual, eran perros que se parecían al boxer, muy ágiles, musculosos, con miembros rectos y largos, hocico corto, cola recta y fina.

Aptitudes físicas:

Aunque es un buen perro de compañía, en la mayor parte de los casos, no es un perro excesivamente deportista, necesita paseos, a priori no es un perro para hacer un deporte continuado, por ejemplo salir a correr varios kilómetros.

Temperamento:

A pesar de su aspecto serio, se esconde un payasete lleno de vitalidad, es un perro que siempre está atento a todo lo que sucede a su alrededor, es un perro sensible, el que era un perro de pelea ahora no le gusta la brutalidad, le gusta el calor humano. Un poco tozudo, pero con los niños es paciente y muy complaciente.

Arreglo:

Simplemente cepillados, baños y cuidados comunes.

Mantenimiento:

El coste del mantenimiento es razonable, la cantidad de pienso diaria rondará en esta raza de 400gr a 450gr, todo dependerá también de la actividad física y como en las personas de su metabolismo, dependiendo que tengan más o menos facilidad a engordar.

Adiestramiento:

Hay que empezar lo antes posible a desarrollar su excelente carácter, educándolo con paciencia y estimulando su inteligencia.

Paseos:

Para mantener su musculatura necesita ejercicio, pero con precaución, debemos vigilar que no se agote y sobretodo, evitar los paseos a las horas del día con más calor y en días muy caluros evitar largos paseos.

Mira las otras razas aquí