El juego para nuestra mascota es muy importante, tanto para su aprendizaje como para fortalecer los lazos con nosotros. La mayoría de las veces tenemos la falsa creencia que los perros han de jugar primero entre ellos y luego si quieren con nosotros.

En mi humilde opinión yo soy de los que opinan todo lo contrario, primero nuestra mascota ha de jugar con nosotros en la calle, después de haber estado gran parte del día en casa cargando baterías. Luego una vez que ya hemos jugado un rato y disfrutado el uno del otro si quiere que se relacione con los otros amigos del parque, pero ya nuestro amigo habrá disfrutado de nosotros y así no seremos solo esa cosa molesta que lleva al otro lado de la correa.

Referente a la higiene de los juguetes, no está de más de tanto en tanto si se puede, darles una pequeña limpieza con agua pues eso no afectará para que nuestra mascota luego no quiera jugar con él.

Cuando jugamos en sitios con tierra, deberíamos tener la precaución de quitarle la tierra que se va quedando en el juguete, pues con el tiempo esa arenilla le puede dañar la dentadura.

No es aconsejable dejar que jueguen con piedras y mordisqueen palos, las piedras les dañan gravemente la dentadura y si dejamos roer los palos se pueden clavar astillas en la boca o garganta.

Lo importante es dedicar un tiempo a jugar con nuestra mascota diariamente ya que no se trata de la cantidad sino de la calidad.

Mario Hernandez: Adiestrador canino