Muchas personas que tienen hembras no llevan el control de los celos puesto que no le dan la importancia que se merece.

La respuesta más común es: “Si no tengo más perros en casa, ya le vendrá”.

El celo produce un cambio hormonal, el cual muchas veces va acompañado de cambios de carácter, a veces se presentan unas semanas antes del periodo, durante y también a veces alguna semana después de este.

Normalmente en cachorros hembras que le tiene que venir el celo por primera vez, unas semanas antes de que les venga pueden sufrir de incontinencia, me refiero a cachorros que ya no se hacían el pipí en casa y vuelven a hacérselo puesto que el celo les provoca hacer pipí con más frecuencia.

Las personas que conviven con macho y hembra juntos y los dos están sin castrar es obvio que tenemos que llevar un control para adelantarnos a la situación y así no tener accidentes.

Cuando tenemos más de una hembra en casa muchas veces por no decir siempre, sincronizan sus relojes biológicos, eso quiere decir que entran en celo todas a la vez y alguna de ellas puede retrasar o adelantar su ciclo biológico para así coincidir todas.

Referente a las enfermedades es importante saber el ciclo biológico, puesto que sin motivo aparente puede que el celo se le retrasase en muchos meses o no le viniera, y así darnos cuenta y poder informar a nuestro veterinario para que la examine y de esta manera poder detectar cualquier problema antes de que sea más grave.

Resumiendo, llevar un control sobre las fechas del celo nos puede ayudar a comprender muchos de los comportamientos de nuestras mascotas y así entenderlas un poquito más.